Artículos

5 formas en las que te haces daño y no te das cuenta

Por: Rodsella Aragundi, Psicóloga y Psicoterapeuta

El año 2020 estuvo cargado de momentos difíciles pero también podemos decir que el enfoque en nuestra salud ha sido de manera constante. La salud mental es tan importante como la física, es por esto que quiero que tengamos en cuenta, para el nuevo año 2021 algunas prácticas para seguir el camino de nuestro cuidado emocional.

Te comparto 5 formas en la que te haces daño y no te das cuenta. Esto puede estar atentando en contra de nuestra autoestima y valor como mujer y sobre todo como ser humano.

Reprimir nuestras emociones o expresarlas de forma abrupta

El no reconocer nuestras emociones puede conllevar a estar desconectados emocionalmente de lo que sucede a nuestro alrededor. Claro que puede ayudar hasta cierto punto, pero los sentimientos tienen manera de salir de muchas diferentes formas. Puede llegar a manifestarse en nuestro cuerpo (ej. migraña, dolor de estómago) o salir a través de nuestra conducta (ej. gritar, golpear o tirar objetos). El primer paso es aprender a reconocer cómo nos estamos sintiendo y cuál es la emoción, de dónde pudo haber venido esa emoción. Hacer una autorreflexión sin juicio ni crítica.

Nos hablamos de manera negativa

El primer punto está justamente ligado a este, con frecuencia nos criticamos y hablamos de manera negativa. El emitir un juicio de porque algo no salió como creíamos, la vida nos trae situaciones que escapan de nuestro control. A veces vienen de forma automática acompañada de emociones como tristeza o enojo, haciéndonos causar un malestar.

Estar pendientes de los momentos en los que empezamos a hablar de manera negativa puede ayudar a contrarrestar el impacto de esos pensamientos. Debemos tomar ese pensamiento y darle la vuelta, de manera que lo cuestionemos. Preguntas cómo «¿Qué evidencia tengo de que esto sea cierto?» o «Hay otra manera de ver esto?», «Qué probabilidades hay de que esto ocurra», son ejemplos de cómo podemos hacer que este pensamiento sea solo eso, un pensamiento y no tu realidad.

Autosaboteador interno

La vocecita esa que de vez en cuando aparece y nos dice que es mejor quedarnos dentro de nuestra zona de comfort. Esa oportunidad nueva que se te presenta o esa nueva experiencia que te empieza a dar cosquilleos en el estómago. Y empiezan las dudas, y te preguntas si es mejor dejar las cosas cómo están. Pero el cambio involucra pasar por situaciones incómodas, es parte de nuestro crecimiento y de la adaptación. Está bien sentirse un poco preocupado, reconócelo y usa eso a tu ventaja.

Relaciones conflictivas que nos perjudican

Estar en una relación significa poder comunicar lo que cada uno siente y piensa, y poder resolver cualquier dificultad. Si estás en una relación donde no te sientes valorada o no se respeta tu opinión, considera mejor si esta es una relación que vale la pena seguir teniendo, en tu vida. Las discusiones no tienen que ser negativas, hay espacio para reparar y hacer ajustes, pero no a expensas de tu autoestima.

Decir sí ante todo lo que nos piden

En muchas ocasiones nos comprometemos a hacer cosas, de las cuales resentimos después. Está bien decir NO de vez en cuando, si no tienes deseos de hacerlo o simplemente no tienes tiempo. Repítelo nuevamente, decir NO no te hace egoísta. No siempre tenemos que complacer a los demás. Dale prioridad a tus asuntos, debemos poder cuidarnos a nosotros primero, para apoyar y cuidar a otros.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.